RETIRO ESPIRITUAL

Estoy en un sin vivir desde que una señora distinguida me abordó en el metro porque le habían hablado sobre mi apariencia física. Ella no había nacido y conocía a otros seres en las mismas circunstancias. Todas sus vivencias: personas con quienes se habían relacionado, fragancias, gustos musicales, alegrías, enfermedades, muertes, etc. habían surgido en la mente del individuo donde yo también habitaba. Simples personajes que jamás nos encarnaríamos.

De inmediato supe que se trataba de mi humana; probablemente soy su preferida… ¡Me dotó de pixeles! El caso es que fui a una reunión donde había gente de todo pelaje y hasta algún que otro animal. No les importa morir por la causa con tal de que mi querida humana pierda la memoria.

La señora me condujo a una plataforma para que les explicara un modo efectivo de liquidarla. A mi paso, el griterío se iba convirtiendo en murmullo hasta que  se produjo un silencio aterrador. La magnitud de la tragedia que se avecinaba, necesitaba una rápida intervención. Entonces los animé a unirse a la lucha de  PALO (Partido de Avatares Libres Objetores) que fundé en el 2011. La aceptación fue unánime y allí andan peleándose por los cargos y carguitos.

Les informé que me retiraba a planear la organización… De momento he ganado unos meses de vida para mi creadora, aunque no logro encontrar el camino del diálogo para advertirle del peligro en que se encuentra.

©Oteaba AuerProblemas de un escritor. Retiros espirituales para sosegar el alma y el espíritu

Metempsicosis

Regreso después de mucho tiempo para contar que ni en el más truculento de mis sueños pude imaginar que alguna vez mi nombre quedaría impreso. El milagro, o como se llame, sucedió cuando Pilar Cárdenes me encargó el diseño de la cubierta y la maquetación en papel de la novela Metempsicosis. De esta manera doy un paso gigantesco hacia la humanización, aunque las cosas que contemplo en el planeta me rompen el corazón y prefiero continuar pixelada en el país de la quimera. Solo me resta suplicar a los dioses que detengan la metamorfosis…

© Oteaba Auer